Espacio
Captcha, el guardián.
Captcha, el guardián.
Captcha, el guardián.
Comparte
Imprimir
Aumentar el tamaño del texto
Disminuir el tamaño del texto
Volver a texto normal
04 de febrero de 2013 Captcha: el Guardián Comenzaron a utilizarse en el año 2000, y consisten en una serie de caracteres distorsionados, que el usuario debe introducir para acceder a una información determinada.

Hace años, en las películas de ciencia ficción, el desafío era probar si un personaje era o no humano y si tenía la fuerza suficiente para derrotar a las máquinas. Hoy hay que demostrar lo contrario, ¿será que se ha superado ampliamente la fantasía?

Así es, porque a través de los CAPTCHA  (Completely Automated Public Turing Test to tell Computers and Humans Apart) se desafía al usuario a probar que no es una máquina frente al ingreso de una clave o código cualquiera de la vida digital inundada por passwords. El objetivo es probar que es un ser racional y no robots o spambots tratando de inmiscuirse en la información digital que se guarda con recelo.

Los CAPTCHAs, comenzaron a utilizarse en el año 2000, y consisten en una serie de caracteres distorsionados, que el usuario debe introducir para acceder a una información determinada. Esto supone prueba suficiente de su condición humana.

Sería la solución para evitar correos basura, mensajes involuntarios o encuestas distorsionadas, ya que la característica racional estaría garantizada. Sin embargo, la profundidad de la tecnología ha desarrollado también robots cada vez más “inteligentes” con la capacidad de leer algunas distorsiones.

Otra inconveniente de los CAPTCHAs es plenamente humana y tiene que ver con la accesibilidad para las personas con discapacidad visual, ya que esta barrera protectora dificulta el acceso y puede volverlo imposible.

Así, la utilidad del CAPTCHA se pone en entredicho al no estar cumpliendo a cabalidad su rol super guardián.

« Sitio web CyberCenter suscribirse a Newsletter Carmencita 25, Of. 61 - Las Condes, Santiago, Chile . Tel. (56 2) 2656 7300